150 años de enseñanza de la minería en San Juan.

Ciento cincuenta años de enseñanza de la minería en San Juan. De la cátedra de Mineralogía al Doctorado en Ingeniería en Procesamiento de Minerales. Licenciada Graciela Iliana López Prensa y Divulgación Técnica – Instituto de Investigaciones Mineras Facultad de Ingeniería Universidad Nacional de San Juan El 15 de marzo de 1865 comienzan a dictarse las primeras clases de Mineralogía, asignatura que es agregada al plan de estudios del Colegio Nacional de San Juan, por instancia de Domingo Faustino Sarmiento, siendo gobernador de la provincia. En el edificio del Departamento de Ingeniería de Minas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan puede verse, enmarcada por una importante colección mineralógica y petrográfica de todo el mundo, una maqueta de estudio, mandada a traer por Domingo Faustino Sarmiento, a mediados del Siglo XIX. Esta pieza histórica con fines didácticos ha sido testigo mudo durante estos 150 años transcurridos, de los avatares que sufrió la minería en nuestra provincia y de la sana intención de un hombre, que creyó siempre en la industria minera como un factor de desarrollo económico para San Juan:Domingo Faustino Sarmiento. Junto a este parecer, también advirtió la necesidad de formar especialistas para cuidar, racionalmente, nuestras riquezas minerales. Por qué Sarmiento insistió en formar ingenieros de minas? Sarmiento era un apasionado y, cuando se proponía algo, no restaba esfuerzos hasta lograr sus objetivos. En su criterio visionario sabía que los recursos mineros de San Juan detentaban un valor incalculable; pero que, sin instrucción y capacitación técnica específica sobre la industria minera, no sería posible su explotación de modo racional. En este proyecto, Sarmiento buscó liberar a San Juan de las ataduras económicas y soñó hacer de su tierra un gran centro minero. El oro y la plata le darían independencia a la provincia; al tiempo que los productos del agro, mejorando en calidad, inundarían los mercados. Siendo gobernador, insistía en pedirle dinero al presidente Mitre escribiéndole: “Dentro de un año tengo plata a millones; pero necesito miles para principiar…” A lo que Mitre desde arriba le contestaba: “ Las minas pueden valer mucho a San Juan; pero para eso se necesita tiempo, paz y confianza, mientras tanto no tendrá Ud. sino promesas, tanto del Gobierno Nacional, como de los particulares…” En su obstinación, Sarmiento siguió adelante con su plan, planteando una serie de estrategias. Por ejemplo, comenzó por obtener datos certeros sobre los recursos con posibilidades de explotación, para lo que encargó un censo minero. Así resolvería, en primera instancia, el problema de las minas abandonadas o sin declarar. Hizo traer de Chile a un metalurgista que hiciera la inspección de las regiones mineras y el ensayo facultativo de los minerales. Convocó para ello al ingeniero Francisco Ignacio Rickard, quien ocupó el cargo de Inspector de Minas. Y fue el mismo Mr. Rickard quien sugirió al gobernador Sarmiento, que abriese un Curso de Química y Mineralogía para preparar jóvenes, que entendiesen en la nueva actividad. Además de estas acciones, Sarmiento crea la Compañía de Minas de San Juan y eleva informes a la Nación acerca de los resultados extraordinarios que daría a todo el país la explotación minera. Colegio Nacional de San Juan, pilar de la enseñanza en Minería. En 1864, se crean en la Argentina los primeros colegios nacionales en cinco ciudades: Catamarca, Salta. Tucumán, Mendoza y San Juan. En el Colegio Nacional de San Juan, a instancias de Sarmiento, se le agrega al plan de estudios una clase especial de Mineralogía. Los cursos son inaugurados el 15 de marzo de 1865. Esta cátedra de minería fue organizada, definitivamente por Sarmiento, en 1869, agregando un curso de matemáticas, con vistas a los estudios de ingenieros geógrafos y de minas. El 9 de diciembre de 1871, se crea el Departamento de Minería, anexo al Colegio Nacional. Allí los alumnos debían cursar, durante dos años, la carrera de Ingeniero de Minas, la que estaría implementada en dos ciclos: el primero, de carácter preparatorio, en el Colegio Nacional y el otro de nivel profesional, en dicho Departamento. Estos son los primeros antecedentes de estudios superiores en la provincia cuyana. En 1873, el Departamento de Minería se separa del Colegio Nacional y se establece una escuela mixta de ingenieros civiles y de minas, única de su tipo en el país: La Escuela Nacional de Ingenieros de San Juan, que comenzó a funcionar cuatro años más tarde. Tenía sus antecedentes en Chile, donde se habían formado los especialistas que trabajaban en las aulas sanjuaninas. La vida de esta Escuela estuvo signada por la incertidumbre: escasos estudiantes y falta de designación de profesores para los cursos especiales. Así, en 1891, la sanción de una ley determinó que la Escuela de Ingenieros se limitaría a formar ingenieros de minas, pasando a llamarse Escuela de Minas de San Juan. Por un decreto presidencial de 1897, se establece que la Escuela expediría títulos de Ensayador, Agrimensor e Ingeniero de Minas. Avanza el nuevo siglo. Las vicisitudes financieras nacionales, el poco éxito de la minería como factor productivo en la economía del país y de la provincia y la carencia de recursos técnicos determinaron que, en 1906, la escuela concentrara su enseñanza en una sección especial, denominada “Industrias Químicas”.Fue así que se suspendieron los cursos para ingenieros de minas y agrimensores; aunque se otorgaron hasta 70 títulos de Ingeniero Químico, en un lapso de 25 años. En 1931, por decreto del gobierno provisional, la Escuela de Minas de San Juan se transformó en Escuela Nacional de Minas e Industrial, la que se incorporaría más tarde a la Universidad Nacional de Cuyo (1939) como Escuela de Ingeniería. Nace la Universidad Nacional de Cuyo. La Universidad Nacional de Cuyo nace en 1939, estructurada en dos facultades: de Filosofía y Letras y la Facultad de Ciencias, esta última formada por la Escuela de Ciencias Económicas, la Escuela de Agronomía-en Mendoza- y la Escuela de Ingeniería, en San Juan. Otros establecimientos repartidos por la región de Cuyo se agregaban a la Facultad de Ciencias, como la Escuela de Minas e Industrial y la Escuela de Artes y Oficios, radicadas en suelo sanjuanino. La Escuela de Ingeniería, con sede en San Juan y cuyo primer director fue el Ing. Rogelio Boero, comprendía los estudios de Hidráulica, de Puentes y Caminos, de Minas y de Agrimensura y expedía los títulos de Ingeniero en esas especialidades. Pero, debido a la trayectoria que tenían en la provincia los estudios de minería, el Departamento de Minas suscitaba particular interés. Contaba con un cuerpo docente de profesores contratados fuera de San Juan, argentinos y extranjeros. Poseía colecciones petrográficas, mineralógicas y paleontológicas, laboratorios, relaciones con las empresas mineras para la práctica de los alumnos y un plan de estudios actualizado, que completaba su patrimonio. Con el correr de los años había atraído el interés de los jóvenes universitarios. En el año 1944, de los 213 alumnos matriculados en las cuatro especialidades, 112 pertenecían a la especialidad Minas, 32ª Hidráulica, 32 a Puentes y Caminos y 37 a Agrimensura. Instituto de Investigaciones Mineras: Casi setenta años contribuyendo con la formación de recursos humanos. En 1946, se crea el Instituto de Investigaciones Mineras -IIM- en el ámbito de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo. En 1973, con el surgimiento de la Universidad Nacional de San Juan, pasa a dependencias de esta nueva Casa de Altos Estudios. Cabe destacar que esta unidad académica, pronta a cumplir setenta años de existencia, ha contribuido a la docencia a lo largo de su vasta trayectoria, ya que el bagaje de conocimientos teóricos y empíricos, como producto de las tareas de investigación y de transferencia tecnológica, retorna al circuito académico para la capacitación de alumnos de carreras de grado y de posgrado. Asimismo, los conceptos y las prácticas son adecuados a otros niveles pedagógicos para poder ofrecer, además, cursos de capacitación laboral, dirigidos a postulantes que desean ocupar puestos de trabajo en las empresas, como también a operarios que ya se encuentran desempeñando faenas mineras diversas en los emprendimientos. 1973: Nace la Universidad Nacional de San Juan –UNSJ-. Oferta universitaria actual sobre el conocimiento en Minería. La UNSJ ofrece desde su nivel preuniversitario la posibilidad de adquirir formación específica en la Escuela Industrial Domingo Faustino Sarmiento, donde los alumnos pueden optar por recibir su título de Técnico en Minería. A nivel de grado, es el Departamento Ingeniería de Minas- DIM- de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ donde se imparten las carreras de Ingeniería de Minas e Ingeniería en Metalurgia Extractiva. Además, el DIM ha llevado al interior de la provincia, a los departamentos Jáchal e Iglesia, la formación superior en Minería, las tecnicaturas universitarias en Explosivos y Voladuras y en Beneficio de los Minerales. Estas dos carreras, con modalidad a término, han respondido a la necesidad de la industria minera instalada en la alta montaña sanjuanina, de contar con mano de obra especializada. La enseñanza de la minería en el cuarto nivel. 1995: se implementa la primera carrera de posgrado del país en el área minera: Comienza a dictarse la Maestría en Metalurgia Extractiva. El Departamento Ingeniería de Minas y el Instituto de Investigaciones Mineras, unidades académicas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan., llevan adelante en forma conjunta un programa de formación en el cuarto nivel, con la implementación de la Maestría en Metalurgia Extractiva -1995-y la Maestría en Gestión en Recursos Minerales-1997-. A fines del 2014, este ambicioso proyecto de capacitación superior ha incluido el Doctorado en Ingeniería en Procesamiento de Minerales. El objetivo general de este programa posgradual es propiciar la formación sistemática de académicos altamente calificados para realizar investigación original en áreas de especialización como: procesamiento de minerales metalíferos y no metalíferos, medio ambiente y gestión de los recursos minerales.La excelencia del producto intelectual constituye una contribución al avance del conocimiento científico, siendo al mismo tiempo un aporte significativo a los requerimientos de la sociedad argentina y de otros países. Estas tres carreras resultan novedosas en el ámbito académico nacional, siendo la Universidad Nacional de San Juan, pionera en el país en otorgar títulos posgraduales sobre especializaciones en minería. El perfil profesional del “minero” actual. El gran educador Domingo Sarmiento bien podría estar satisfecho de este camino recorrido por la enseñanza de la minería, sobre todo en las últimas décadas, en las que mano de obra calificada, egresada de todos los niveles de la UNSJ ha sido ávidamente demandada.por la industria minera Lo cierto es que, los avances tecnológicos y el alto consumo de nuestra sociedad, exigen una actualización permanente del conocimiento. En este sentido, los ámbitos académicos están abocados al mejoramiento de las propuestas de enseñanza, abarcando temáticas que siglo y medio atrás no hubieran sido dimensionadas en su verdadera magnitud, como es la sustentabilidad económicosocial de un proyecto, a través de la explotación racional de los recursos minerales y el cuidado integral del medio ambiente. FUENTES CONSULTADAS: Peñaloza de Varese, Carmen; Arias, Héctor:”Historia de San Juan”Editorial Spadoni, Mendoza –Argentina, 1966. GARCIA, Ana María Juana, SANCHEZ, Patricia: “Historia de la Facultad de Ingeniería” PEÑALOZA DE VARESE, Carmen: La Escuela de Minas e Industrial “Domingo Faustino Sarmiento”, San Juan, 1971. La Escuela de Ingeniería en la UNde Cuyo y la enseñanza de la minería en San Juan. En separata de la Revista Minería, Geología y Mineralogía. Tomo XV, N 1,1944.